La organización ecosocialista advierte a Castro que se mantendrá vigilante hasta que cumpla con su obligación ante la ciudadanía

Sí se puede reprocha a la alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Castro (PP), que no se haga cargo del coste total de las multas impuestas por el Cabildo de Tenerife al Ayuntamiento por las actuaciones ilegales que puso en marcha en el Camino de El Socorro. Según informó en el pleno, celebrado a finales de enero, Castro compensará a la corporación solo por una de las dos sanciones.

El Ayuntamiento de Güímar tuvo que pagar en diciembre de 2018 un total de 1.500,50 euros, en concepto de dos multas por importe de 750,25 cada una. La primera de las sanciones se explica por la ejecución de obras sin autorización en el Camino de El Socorro, un espacio declarado Bien de Interés Cultural (BIC). La segunda, por no atender a la suspensión de estas obras, decretada por el área Insular de Patrimonio Histórico, y continuar las obras.

Castro aseguró durante la sesión plenaria de enero que compensará a la corporación por el coste de una de estas multas a través de una donación al área de Servicios Sociales, dado que, formalmente, no se puede modificar el procedimiento del pago y debe ser el Ayuntamiento de Güímar el que pague al Cabildo de Tenerife. “Sí se puede se mantendrá vigilante para verificar que esta donación se efectúa e insistiremos en que debe asumir el coste de la segunda sanción”, advierte el portavoz de su grupo municipal, Ruyman Expósito.

La organización ecosocialista ha advertido a la alcaldesa en innumerables ocasiones sobre la irregularidad de la ejecución de obras sin licencia. Las actuaciones irregulares en el Camino de El Socorro motivaron el anuncio de una multa por parte del Cabildo por valor de 9.000 euros. Esta cantidad no será aplicada al haber procedido el Ayuntamiento a legalizar las obras después de haberlas ejecutado sin los permisos correspondientes.

El portavoz de Sí se puede apunta que “el gobierno municipal decidió violentar la Ley de Patrimonio Histórico en un desafío al Cabildo del que no es responsable la ciudadanía y no corresponde al pueblo de Güímar pagar ninguna multa”. El concejal recuerda que esta no es la primera vez que la gestión de Castro se ve sancionada, ni la primera vez que el gobierno de PP-CC ejecuta obras sin licencia. “Es muy fácil gobernar a lo loco cuando las multas se acaban pagando con dinero público”, manifiesta.