La intérprete presenta en la sala de arte temas de su repertorio y de su disco ‘Way home’ el viernes 14 de junio

Espacio Bronzo invita al público de su sala a una sesión de Conciertos en la azotea el viernes 14 de junio. El acto musical, que comienza a las 20.30 horas, presenta temas del disco Way home, de Concha Elena, que también interpretará otras canciones de su repertorio.

Concha Elena presenta un registro diverso entre el blues, jazz y country. En la azotea de Bronzo, la cantante y su guitarra acompañarán la exposición Erupciones, del escultor Juan López Salvador, que permanecerá abierta en la sala lagunera hasta el 21 de junio. El acto es de entrada libre, aunque Bronzo recuerda que el aforo de su azotea es limitado.

En la exposición Erupciones, Juan López Salvador presenta una propuesta abstracta con referencias evidentes al paisaje insular y sus procesos tectónicos y geográficos. El escultor lagunero desarrolla este objetivo en 13 piezas de la serie Erupciones, de las que cinco son obras exentas sobre peana y otras cinco, de pared (todas, de hierro), además de tres dibujos de tinta sobre papel. Se suma a este conjunto la pieza de madera para pared titulada Acantilado.

López Salvador es uno de los principales escultores de Canarias. Cuenta con una dilatadísima trayectoria. Comenzó su labor artística en los años 70 del siglo XX, con el trabajo de la madera. Posteriormente, incorporó el hierro a su lenguaje, ante la necesidad de no solo representar la masa, sino también la línea y su movimiento.

En esta ocasión, el movimiento nace de la fuerza de la lava en su deseo de fluir y aparece como una fuerza contenida que se desata silenciosa, inexorable pero no violenta, incuestionable pero no destructiva, generadora de una nueva armonía, creadora de nuevos recorridos y lugares.

En su trabajo del hierro, López Salvador ha expresado el movimiento en series emblemáticas, como Trampas de viento y Trampas de lluvia, una línea que se amplía con las piezas de esta exposición, Erupciones, que podría ser un desarrollo de algunos cráteres que ya abordó en 2008 y que han reiniciado su actividad.

El trabajo del artista tinerfeño se caracteriza por un extraordinario cuidado de los procedimientos heredados de la artesanía, en los que la precisión técnica hace que todo, desde el esqueleto hasta la piel, se ponga al servicio de la expresión. De esta manera parece fácil lo difícil, como hace la propia naturaleza, en la que las cosas son lo que parecen: rotundas y sin artificio.